top of page

CARL JUNG Y LA SOMBRA: LA MECÁNICA DE TU LADO OSCURO



¿Alguna vez te has mirado en el espejo tan profundamente que la mera noción de lo que te gusta del yo se disipó en un vértigo de angustia y abstracción?

Es un sentimiento extraño.

Un sentimiento un poco arcano pero también familiar.

Algo que parece incorrecto pero también correcto.

Algo que somos casi incapaces de describir, pero que de alguna manera, entendemos.

Algo que sentimos que puede alterar la estructura de nuestro paradigma de una manera muy fundamental.

Sabes, últimamente me di cuenta de que después de años de sumergirme en los principios básicos del autodesarrollo y después de identificar que los principales conceptos filosóficos y psicológicos se han vuelto centrales para mi ser, me he estado acercando a mi objetivo personal final que es el yo: trascendencia.

La autotrascendencia puede significar muchas cosas para todos nosotros, pero, para mí, el término se ha cristalizado después de que me enamoré de cómo se puede manifestar la dualidad entre intelecto e intuición.

En mi opinión, intelecto e intuición no son solo dos términos dispares. Están interconectados y entrelazados. El uno completa al otro en la medida en que el uno se convierte en la evolución del otro.

Dejame explicar.

Ya sabes, cuando se trata de desarrollo y evolución personal, el rasgo principal que caracteriza a los individuos excepcionales siempre ha sido su capacidad para hacer que los actos extenuantes parezcan fáciles.

Y esto es algo que me ha desconcertado mucho. Entiendo que la combinación de inteligencia y práctica puede conducir a resultados notables, pero también tengo la sensación de que rara vez reflexionamos sobre la naturaleza del estado que conduce a tales resultados.

Por ejemplo, cuando ves que alcanzas un nivel de competencia en un campo, y todo lo que haces ocurre de manera casi intuitiva, no sientes la necesidad de analizar en exceso cómo alcanzó ese nivel. Estás ahí y disfrutas la sensación de estar ahí. Tu yo pasado e incompetente parece tan distante y tan extraño que no tienes intención de traerlo de vuelta a la escena.

Sin embargo, sabes que todavía está allí. Acechando en algunos rincones oscuros de tu consciencia, actuando como un ancla para estados que fueron una parte esencial de tu evolución como persona.

Este yo pasado tiene muchas formas. Él o ella se convierte en un cambiaformas en su viaje personal que le permite explorar diferentes formas de percepción.

Él o ella se inspira en varios arquetipos que están incrustados en la psique humana a lo largo de nuestra historia como la especie homo sapiens y elige resonar con los que considera más pertinentes a su modo de ser actual.

Es a través de esta integración de arquetipos que sientes las primeras instancias de intuición en tu vida. Y es a través de estas instancias de intuición que puede comenzar a actuar de una manera más inteligente.

Con el tiempo, empiezas a explorar todos los diferentes matices de la realidad a través de actos de inteligencia y logras, a través de la experimentación constante, permitirte actuar de forma intuitiva a través de la asimilación periódica de los matices.

Ésta es la magia de la relación entre intelecto e intuición.

Una magia que solo se puede manifestar cuando tu yo pasado, presente y futuro deciden unirse, repudiar la idea de colisión y abrazar la idea de sinergia.

Es un esfuerzo muy arduo, pero también muy gratificante, ya que parece ser el único camino seguro hacia la autotrascendencia.

No puede haber autotrascendencia sin la unidad de todas las manifestaciones de tu yo. Porque la autotrascendencia se basa en tu capacidad para superar los límites del yo individual en la contemplación y realización espiritual.

En cada historia, hay un héroe y un villano.

En tu historia, sois ambos.

Todos los aspectos brillantes y todos los aspectos oscuros de tu persona orquestan la melodía de tu canción.

Una canción que debes escuchar primero, antes que nadie.

Pero para escucharlo, debes aprender a escuchar.

Escuchar no solo lo que quieres, sino también lo que temes.

Tus miedos y tu oscuridad no están separados de ti. No los evites.

Enfréntalos, analízalos, internalízalos.

La sombra siempre está ahí y siempre estará.

Pero la sombra puede parecer grande o pequeña, dependiendo del ángulo desde el que la luz te acaricie.

¿Cuál es el tamaño de tu sombra?


CARL JUNG Y LA SOMBRA

Carl Gustav Jung fue uno de los psicólogos más importantes del siglo anterior. También es uno de mis mayores influenciadores, ya que es uno de los pocos que ha intentado unir las nociones de psicología y espiritualidad en un esfuerzo por descubrir formas de trascender la condición humana.


Jung ha viajado mucho a la India y se ha sumergido en diferentes prácticas espirituales. Su trabajo estaba en constante evolución y, para mí, fue esta evolución la que produjo análisis integrales sobre conceptos como el ego, la sombra, los arquetipos y el anima y animus.

Estos términos constituyen los pilares principales de la psicología junguiana y realmente creo que uno necesita al menos familiarizarse con lo que Jung quería revelar a través de su investigación.

Aunque puedo discutir las ideas de Jung ad infinitum, en este ensayo quiero rendir homenaje a un concepto que considero primordial para el viaje de desarrollo personal de uno. Este es el concepto de sombra.

Con respecto a la sombra, Carl Jung ha declarado:

“La sombra es un problema moral que desafía a toda la personalidad del ego, porque nadie puede volverse consciente de la sombra sin un esfuerzo moral considerable. Tomar conciencia de ello implica reconocer los aspectos oscuros de la personalidad como presentes y reales. Este acto es la condición esencial para cualquier tipo de autoconocimiento ”. - Carl Jung, Aion (1951)

El uso de la palabra sombra no se eligió sin querer. Jung siempre fue bueno retratando ideas complejas de una manera visual digerible. Usó imágenes mentales para crear anclas con conceptos que ya eran familiares para la cognición humana.

La sombra es oscura y esquiva. Es imposible de atrapar, su tamaño puede cambiar dependiendo de su posición en el espacio y es omnipresente siempre que haya luz.

Uno puede formarse una comprensión algo básica del concepto sin la necesidad de profundizar en términos arcanos.

Otro aspecto crucial para reflexionar es que la sombra en sí, debido a la oscuridad que forma y debido a la distancia que crea del cuerpo físico de una persona, se convierte en algo con lo que muchas personas no están ansiosas por conectarse.

Y esta es una de las principales ideas asociadas con la sombra de Jung. Aunque solemos ver la sombra como una parte integral de nuestra existencia, la mayoría de nosotros somos ciegos a esta existencia.

Nuestro lado oscuro está oculto o camuflado en un doloroso intento de proteger una imagen que se ajusta a la narrativa que decidimos abrazar. A través del condicionamiento social, llegamos a construir una fachada que puede mantener estable el sustrato de nuestra identidad construida para que podamos seguir sintiéndonos seguros.

La seguridad, sin embargo, está mal definida en ese espacio que habitamos. ¿Cómo puede uno sentirse seguro cuando hay tanto territorio desconocido que puede en cualquier momento convulsionar los cimientos de nuestra frágil constitución?

Una persona es tan libre como su mente lo permite y si la mente crea barreras entre la realidad de la persona y la realidad del resto del mundo, el engaño y la neurosis podrían hacerse cargo.

Por ejemplo, cuando ves que las personas operan en un estado de ignorancia forzada que intenta preservar un cierto status quo, entonces la sombra solo puede hacerse más grande. La ignorancia forzada da derecho a la sombra a tomar el control, ya que el individuo es incapaz de controlarla porque ni siquiera es consciente de su existencia. No podemos controlar lo que no entendemos.

El siglo XX está lleno de ejemplos en los que un conglomerado de fuertes sombras individuales ha influido en el inconsciente colectivo. Todas las guerras, cambios de régimen e inestabilidades en el tejido de la sociedad son el resultado de diferentes religiones, dogmatismos e ideologías que intentan imponer sus creencias y deseos a la población aprovechando el floreciente elemento de sombra.

Realmente no pudimos prepararnos para una cadena de eventos tan inflamable. Nuestra proclividad hacia la adaptabilidad mediante la adopción de una filosofía orientada a la experimentación puede conducir a calamidades inevitables que, de alguna manera, nos orientan hacia lo mejor para nuestra naturaleza.

La psicología estaba todavía en su infancia y la miríada de prejuicios y prejuicios que todavía encontramos entre nuestros semejantes se consideraban, más o menos, una norma. Muy pocos de nosotros podríamos explorar los aspectos más oscuros de nuestra psique para lograr el equilibrio interior y la libertad mental.

La mayoría simplemente estaban atrapados en una crisis existencial en la que ignorarían todo lo que estuviera fuera de la luz de la conciencia.

Según Wikipedia:

“Carl Jung explica que la sombra, al ser instintiva e irracional, es propensa a la proyección psicológica, en la que una inferioridad personal percibida se reconoce como una deficiencia moral percibida en otra persona. Jung escribe que si estas proyecciones permanecen ocultas, el factor de creación de proyecciones (el arquetipo de la Sombra) tiene entonces las manos libres y puede realizar su objeto, si lo tiene, o provocar alguna otra situación característica de su poder ''. Estas proyecciones aislar y dañar a las personas actuando como un velo de ilusión que se espesa constantemente entre el ego y el mundo real ".

Cada aspecto de tu identidad inconsciente que no puedas metamorfosear en un juicio consciente impedirá perpetuamente tu progreso como individuo, ya que estás creando un mundo fantástico que no puede sincronizarse con las frecuencias del mundo real. En un paisaje así, el mundo real, o al menos lo que podamos entender de él, se convierte en un campo de batalla egoísta que conduce a la colisión y la locura.

No es así como deben coincidir nuestras percepciones. El mundo debe ser un foro de diálogo y experimentación constante donde nos esforzamos por refinar los imperativos morales que podrían aliviar nuestro sufrimiento. Todo lo que vaya más allá de eso debe verse con escepticismo.

Esto le parece extraño a algunas personas, es claramente porque el elemento sombra no se ha tratado de manera efectiva. Esto incluye necesidades animales, instintos primitivos, deseos sexuales, experiencias traumáticas y también aspectos positivos del carácter de uno que también pueden permanecer ocultos en la sombra de uno (especialmente en personas con baja autoestima, ansiedades y creencias falsas).

Independientemente de la naturaleza idiosincrásica de la propia sombra, el proceso de asimilación siempre ha sido universal y está representado por la siguiente secuencia:

Encuentro -> Fusión -> Asimilación

Como puedes ver, la asimilación no puede ocurrir si las etapas de encuentro y fusión no tienen lugar primero. Sin duda, se trata de un acto heroico, porque la angustia que conlleva este proceso es inmensa. No estamos hablando de ver una película de terror o probar comida picante. Estamos hablando de enfrentar los reinos más profundos de nuestro yo. No hay nada más aterrador que eso. Pero tampoco hay nada más gratificante que eso.

EL REMEDIO

La asimilación es un proceso largo que exige principalmente psicoterapia, pero también horas de introspección y constante reevaluación y recalibración de conductas y creencias personales.

Nuestra estructura cerebral es bastante plástica, pero su plasticidad se basa en nuestra capacidad para mostrar disciplina y tenacidad. No podemos esperar que una fuerza divina nos rescate de nuestro sufrimiento. Somos nuestra única oportunidad de redención y catarsis.

En un intento por hacer que la asimilación de la sombra sea un proceso menos oneroso, se me ocurrió una narrativa que sigo casi a diario y que me permite estar en un espacio mental más consciente con respecto a mi mundo interior.

Esta narrativa se compone de tres preguntas importantes que hago y cuyas respuestas pueden, en consecuencia, llevar al estado que busco.


Son los siguientes:

¿Con qué frecuencia cuestionas la naturaleza de tu realidad?

Estoy seguro de que la mayoría de ustedes han oído hablar de la historia del Dr. Jekyll y el Sr. Hyde. La infame frase está inspirada en el libro “Strange Case of Dr Jekyll and Mr Hyde” escrito por el autor escocés Robert Louis Stevenson en 1886. En él, describe la vida de un hombre que se transforma entre dos personajes: el Dr. Henry Jekyll y Sr. Edward Hyde.


La historia fue tan poderosa y resonó con tanta gente que entró en la lengua vernácula y cada vez que nos encontramos con personajes con una naturaleza dual impredecible, casi de inmediato recordamos la historia del Dr. Jekyll y el Sr. Hyde.

La mayoría de nosotros podemos citar eventos de nuestras vidas en los que nuestras acciones y nuestra intención no se alinearon realmente. Nos comportamos como si fuéramos personas diferentes. Eso es el resultado de una plétora de factores que pueden afectar nuestro comportamiento y pueden resultar en una falta de congruencia en lo que pensamos, sentimos y hacemos.

Acondicionamiento social, deseos latentes, fatiga mental y muchas más razones pueden venir a la mente. La verdad, sin embargo, es que nuestra capacidad para luchar contra ellos está bajo nuestro control.

Hay momentos en mi vida en los que siento que me volveré loca por el sobreanálisis de ciertas casualidades en mi paradigma. No estoy segura de cómo lidiar con escenarios específicos y, la mayoría de las veces, tiendo a cuestionar la realidad de esos escenarios. Mi percepción puede ser propensa a ciertos sesgos y prejuicios que nublan mi juicio, por lo que tiendo a cuestionar la base de cada afirmación que hago.

A pesar de lo incómodo que pueda parecer este proceso, es un proceso que puede producir enormes beneficios en el viaje de uno para asimilar la sombra. Tu sombra, debido a su naturaleza oscura, está formando constantemente una nube sobre tu juicio. Esta nube nunca puede desaparecer, pero ciertamente puede desaparecer mediante una introspección meticulosa y el cultivo de la sabiduría.

Necesitas tener los ojos abiertos a una amplia gama de influencias.

No dejes que la monotonía de las tonterías y la superficialidad cotidianas definan lo que eres y lo que haces. Rechaza todo lo que intente obstaculizar tu desarrollo personal y oriéntate hacia lo que es moralmente bueno.

¿Cómo te orientas hacia lo moralmente bueno?

Algunas personas me han atacado por mi postura sobre el tema de la moral, ya que tengo una posición muy concreta al respecto. Nunca creí en el relativismo moral y nunca pensé que nuestros problemas morales no pudieran resolverse. Mediante alguna extraña ósmosis tecnológica y filosófica, podemos crear un marco moral universal que puede ser aceptado por todas las almas de este planeta.

Esto puede parecer ambicioso, pero créame, no lo es.

Los seres humanos siempre hemos encontrado formas de coexistir y respetarnos unos a otros porque la noción de coexistencia es fundamental para nuestra supervivencia. Nuestra evolución ha creado innumerables iteraciones de nuestra especie, pero nuestro fundamento es, más o menos, el mismo.

Lo que no nos permite comportarnos constantemente de forma respetuosa y mutuamente beneficiosa es la sombra. Cuando la sombra toma el control, cualquier discusión sobre un marco moral universal no puede encontrar un terreno fructífero.

Negociamos, debatimos e intercambiamos rabietas verbales en un intento de defender nuestro punto de vista y nuestra posición en la jerarquía dominante de la sociedad.

Algunas personas lo hacen de una manera más ética y para defender la bondad, y yo soy una gran admiradora de estas personas, pero la mayoría sigue perpetuando actitudes y enfoques banales.

Y es la banalidad y la trivialidad de la existencia lo que debe abordarse para identificar lo que es moralmente bueno. En realidad, es la combinación de eso y la capacidad de mostrar el sentido común frente a asuntos triviales.

Con sentido común, el descubrimiento de una solución a la mayoría de nuestros problemas podría acelerarse drásticamente. La vida puede ser una amalgama de casos complejos, pero nuestro aparato cognitivo es más que capaz de darles sentido. Todo lo que se necesita es ofrecer claridad a nuestro juicio y el sentido común es imperativo en ese sentido.

Sobre todo a la hora de orientarnos hacia lo moralmente bueno.

¿Cómo ofreces claridad a cada faceta de tu existencia?

Al Dr. Jordan Peterson le gusta promulgar que la vida es sufrimiento y que, a menos que no lo acepte voluntariamente como un hecho, el sufrimiento seguirá manifestándose en todas las facetas de su existencia. Me gusta mucho esta idea porque me recuerda lo importante que es la claridad cuando se trata de mejorar nuestras condiciones de vida.

Para mejorar algo, debes comprender su mecánica. Tal vez algo no esté funcionando bien porque una parte que lo comprende en su totalidad está funcionando mal. Cuando dividimos el todo en partes y examinamos minuciosamente estas partes, podemos descubrir detalles sobre los sistemas que generalmente son oscuros. Luego, podemos volver al sistema en sí y ver cómo lo que descubrimos puede mejorar el rendimiento del sistema en su conjunto.

Un enfoque de abajo hacia arriba es siempre más eficaz y, por lo general, más meritocrático, lo que permite que las partes trabajen sinérgicamente por una causa común.

La claridad se manifiesta de esa manera. Cuando permites que la parte descubra todos sus matices y todas sus capacidades, terminas con una versión reforzada de la misma que puede ofrecer más al conjunto.

Los seres humanos operan así y los albores de Internet hicieron que esa idea fuera más vívida.

Experimentamos un despertar colectivo que puede, quizás, conducir a la iluminación colectiva.


La información se vuelve ampliamente accesible y podemos mejorar nuestros mecanismos de corrección de errores simplemente preguntando y reuniendo tantas opiniones como sea posible.

Ahí está la esencia de la claridad. Y su único obstáculo es la sombra.

Una persona que se aferra a puntos de vista obsoletos y mal definidos solo reforzará la sombra y se estancará en un pantano de confusión.

La búsqueda incesante de conocimientos es el nombre del juego. Un juego que todos deberíamos prepararnos para jugar.

PARA CONCLUIR

Quiero concluir este artículo con el Libro Rojo de Jung: Descarga aquí


“Calla y escucha: ¿has reconocido tu locura y la admites? ¿Has notado que todos tus cimientos están completamente sumidos en la locura? ¿No quieres reconocer tu locura y acogerla de forma amistosa? Querías aceptarlo todo.

Así que acepta la locura también.


Deja que la luz de tu locura brille, y de repente se te ocurrirá.


La locura no es para despreciar ni para temer, sino que debes darle vida...


Si quieres encontrar caminos, tampoco debes desdeñar la locura, ya que forma una gran parte de tu naturaleza ...


Alégrate de que puedes reconocerlo, porque así evitarás convertirte en tu propia víctima.


La locura es una forma especial del espíritu y se adhiere a todas las enseñanzas y filosofías, pero aún más a la vida diaria, ya que la vida misma está llena de locura y, en el fondo, completamente ilógica. El hombre se esfuerza por alcanzar la razón sólo para poder establecer reglas por sí mismo.


La vida misma no tiene reglas.


Ese es su misterio y su ley desconocida. Lo que llamas conocimiento es un intento de imponer algo comprensible a la vida ”.

No hay mucho que decir después de leer esas palabras.

Solo que hay tanta locura en la vida.

Pero también hay mucha verdad en la locura.

La mejor forma de asimilar la sombra es desafiarte a ti misma a diario.


Aquí puedes descargar el libro rojo de Jung.


En mi programa "Sana tu Niña Interior", he recopilado los desafíos más interesantes, que tienen como objetivo ayudarte a reinventar la forma en que abordas la vida y te enfocas en adoptar prácticas físicas, espirituales y mentales que no lo son.


No tienes nada que perder y mucho que ganar. Descubre el desafío de sanación aquí.


Visita www.bhaktikarmayoga.com o crea tu perfil aquí en www.camillaanker.com


Con Gratitud

Camilla Anker

178 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page