8 Formas de Comenzar a Sanar a tu niña interior

Reconocer - Escuchar - Escribir una carta - Meditar - Llevar un Diario - Vuelve a la alegría - Estar abierta - Alcanzar - Desapegar

Todo el mundo tiene un niño interior.


Es posible que veas a esta niña interior como una representación directa de ti misma en tus primeros años, una colección de retazos de las etapas de desarrollo por las que has pasado o un símbolo de los sueños y la alegría de la juventud.


La conciencia de tu niño interior puede ayudarte a recordar años más livianos y sin preocupaciones. "Estar en contacto con las alegrías de la infancia puede ser una excelente manera de lidiar con tiempos difíciles".


Sin embargo, no todo el mundo asocia la infancia con alegría y diversión. Si experimentaste negligencia, trauma u otro dolor emocional, tu niña interior puede parecer pequeña, vulnerable y necesitada de protección. Es posible que hayas enterrado profundamente este dolor para ocultarlo y protegerte, tanto a tu yo actual como al niño que alguna vez fuiste.


Ocultar el dolor no lo cura.

En cambio, a menudo surge en tu vida adulta y se manifiesta como angustia en las relaciones personales o dificultad para satisfacer tus propias necesidades. Trabajar para sanar a tu niño interior puede ayudarte a abordar algunos de estos problemas.


Sanar a tu niño interior puede llevar tiempo, pero estos ocho consejos son un buen punto de partida.


Primero, reconoce a tu niña interior

Para comenzar a sanar, primero debes reconocer la presencia de tu niño interior.

Cualquiera puede ponerse en contacto con su niña interior, si estás abierto a explorar esta relación. Si tienes dudas o te resistes a la idea de explorar el pasado, tendrás más dificultades para comenzar el proceso de curación.


Si te sientes un poco extraña o incómoda al imaginar abrirte a tu yo infantil, intenta pensar en el trabajo del niño interior como un proceso de autodescubrimiento.


Deje a un lado brevemente la existencia de tu niño interior y piense en algunas experiencias clave de la infancia. Si bien algunos fueron probablemente positivos, otros pueden haberte lastimado o molestado. Quizás todavía llevas el dolor emocional de esos eventos hoy.


El proceso de reconocer a tu niño interior consiste principalmente en reconocer y aceptar las cosas que te causaron dolor en la niñez. Sacar estos dolores a la luz del día puede ayudarte a comenzar a comprender su impacto.


Dicho esto, a muchas personas les resulta útil, incluso reconfortante, dirigirse a su niño interior como lo harían con una persona viva, así que no tengas miedo de intentarlo.


Escucha lo que tu niña interior tiene que decir

Después de abrir la puerta a una conexión con tu niña interior, es importante escuchar los sentimientos que entran.

“Estos sentimientos a menudo surgen en situaciones que desencadenan emociones fuertes, malestar o viejas heridas”.


Puedes notar:


1. Enojo por necesidades insatisfechas

2. Abandono o rechazo

3. Inseguridad

4. Vulnerabilidad

5. Culpa o vergüenza

6. Ansiedad


Si puedes rastr